HYGGE. LA FELICIDAD EN LAS PEQUEÑAS COSAS

Hace una semana recibí un libro donde pude descubrir una corriente de la que me he convertido seguidora y que ha pasado a formar parte de mi vocabulario: HYGGE. Es un concepto que surgió en Dinamarca a comienzos de 1800 para referirse a una sensación de bienestar, cómodo, relajado, libre. Haciéndonos pensar en aquellas pequeñas cosas que nos hacen felices y que no tienen nada que ver con el lujo, sino con pasártelo y sentirte bien.

A nivel internacional ya se han publicado varios libros sobre esta temática con un gran éxito en ventas, sintonizando con otros movimientos como el mindfulness y el slow que están tan de moda.

Hay algo que nos une a todos y eso es el deseo de encontrar la felicidad.

 


Si introduzco este concepto en mi blog es porque para mí hay muchos momentos hygge que están relacionados con la comida y con el placer de compartir una mesa con tus seres queridos, de forma pausada y viviendo el momento.

El hygge se puede producir en cualquier momento ya que se trata de crear ambientes cargados de energía relajada y positiva, en una barbacoa al aire libre, un paseo frente al mar, un aperitivo, una cena con velas…. Lo más importante es que sea un momento de agradable paz, sin pensar en el trabajo, en el estrés diario, las prisas.

Comprar unos quesos ricos y un buen vino y tomárselo a la luz de las velas es el colmo de Hygge.

Pasar una mañana con un buen libro, y un chocolate caliente es un plan Hygge.

Una comida y larga sobremesa a la española con amigos y contemplar una puesta de sol también puede ser muy hygge.

Y así ….. muchas sensaciones más. Seguro que a cada uno os vienen a la cabeza varias situaciones que son Hygge. De eso se trata, de que cada persona cree sus propios momentos donde disfrutemos del aquí y del ahora. Revisando entre mis fotografías os enseño algunas que para mí son un ejemplo Hygge, seguro que tú tendrás también las tuyas. ¿Te atreves a compartirlas?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más osado de esta propuesta radica en desconectarse de la vida digital, librarse de los destellos de las pantallas, para recuperar los placeres simples de la vida.

Disfruta de las pequeñas cosas de la vida, porque un día mirarás atrás y descubrirás que eran grandes cosas – Robert Brault.

 

El gusto es mío

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario